Picasso - La Californie por la noche

1958
Óleo sobre lienzo, 46 x 55 cm Colección particular

Picasso - La Californie por la noche

En el verano de 1955, Picasso compró una gran villa moderna desde la que se veía Cannes. Unos de los rasgos más fascinantes de esta nueva y lujosa residencia era el jardín, lleno de palmeras y eucaliptos, donde Picasso coloca sus esculturas y hace corretear a sus animales, la cabra Esmeralda, el perro y el gato. La casa no era especialmente bella y quizá era incluso vulgar, pero sus habitaciones amplias y luminosas se prestaban a las exigencias de Picasso. El artista la vació de cortinas, alfombras y muebles; las paredes fueron recubiertas de estanterías llenas de objetos; bronces, cerámicas, esculturas y lienzos ocuparon cada rincón de la planta baja, mientras que las cocinas fueron transformadas en laboratorios litográficos. Organizó el estudio en una estancia con vista al jardín y lo representó varias veces. La California la nuit es uno de estos lienzos; en él lo muestra en una noche luminosa. Las puertasventanas dan al exterior, permitiéndonos curiosear en el jardín, donde destacan las palmeras ante el cielo despejado. Del gran estudio sólo se representa aquí una parte, la dedicada al descanso y a recibir a los visitantes. El cuarto está lleno de muebles y las paredes de cuadros. No hay sin embargo ninguna presencia humana: el estudio parece el decorado para una obra teatral que aguarda la entrada de los actores para cobrar vida.

Las obras de arte más buscadas del Picasso