Miró - Tierra arada

1923-1924
Oleo sobre lienzo,
66 x 94 cm
Nueva York, Solomon R. Guggenheim Museum

Miró - Tierra arada

Hay un salto estilístico entre las obras de 1922-1923 y las de 1923-1924 debido al encuentro de Miró con el surrealismo. Aparecen de nuevo los elementos de la naturaleza y los animales, pero es como si hubiese sufrido una esquematización que excluye lo real y que pertenece al mundo de la imaginación. Incluso donde Miró tiende a dar solemnidad a lo que pinta, las relaciones entre los objetos se establecen en una nueva libertad y con la rapidez de la libre asociación; estas formas no surgen de algo que ya ha visto y que ahora se limita a intepretar a su manera. Con la escritura automática, Miró se liberó de la pintura aprendida desde 1918, pasando por paisajes, retratos y naturalezas muertas, aventurándose más allá de lo real a una dimensión hiperreal donde hasta el menor detalle tiene derecho a ser representado; ahora Miró avanza en dirección contraria y se descubre a sí mismo. Su absoluta libertad inventiva abre las puertas a un inconsciente que tiene mucho que decir. Y no es la teoría del automatismo de Bretón la que aplica el artista; su tratamiento de las superficies, los signos representativos son sólo producto de su mente. En estos términos, Miró nunca fue surrealista, porque no aplicó un sistema a su modo de pintar, sino que fue su modo de pintar el que coincide en algunos aspectos con lo que Masson y los demás surrealistas estaban haciendo. Cuando la distancia entre ellos y Miró se hizo excesiva, éste se apartó de ellos; mucho más tarde Bretón comprendería que había un surrealismo mucho más verdadero en aquel hombrecillo de apariencia anónima que en tanta teoría sobre escritura automática y el espontáneo fluir del pensamiento. Una cosa es la teoría y otra que se pueda hacer realidad como por arte de magia. En este sentido, incluso cuando se alejó del surrealismo, Miró siguió siendo un pintor de lo surreal.

Las obras de arte más buscadas del Miró