Rembrandt - Retrato de Hendrickje en atuendo de Flora

Año Hacia 1654
Óleo sobre lienzo, 100 x 91,8 cm Nueva York, The Metropolitan Museum of Art

Rembrandt - Retrato de Hendrickje en atuendo de Flora

Corno ya en dos cuadros de mediados de los años treinta, Rembrandt vuelve aquí sobre el terna de Flora. La interpretación tradicional según la cual la mujer representada sería Hendrickje Stoffels no es apoyada por la existencia de un retrato seguro suyo.

En este lienzo, que ha perdido la exuberancia barroca de los dos precedentes, Flora aparece de perfil, pero con el busto paralelo a la superficie del cuadro; la mujer ofrece unas flores mientras con la mano izquierda se sujeta el borde de la falda, también llena de flores. Su vestimenta se compone de una falda amarilla y una sencilla blusa blanca, que se espesa en los brazos en profundos abullonados, el cabello oscuro está adornado con ramas de cerezo.

El rostro lozano está descrito con delicados esfumados. Numerosos elementos reconducen la invención de Rembrandt a la Flora de Tiziano conservada en los Uffizi: la disposición general de la figura, el tratamiento de la camisa blanca, la actitud de las manos que presentan flores y sostienen un borde del vestido. En torno a 1641, la pintura de Tiziano se encontraba en Amsterdam, en la colección de Alfonso López, en la que Rembrandt vio también un Retrato de Saskia de 1641, actualmente en Dresde: la esposa del artista aparece ofreciendo un clavel, mientras con la mano izquierda se sujeta el chal transparente sobre el escote del vestido.

La fecha aproximada de 1654, en la que no toda la crítica está de acuerdo, se basa en la comparación con dos obras de esos años: Aristóteles contempla el busto de Hornero y Betsabé. Es común a los tres cuadros el sentido de solemne sosiego, que se deriva del tratamiento de la composición en planos paralelos y de la actitud de las figuras, cerradas en sí mismas y majestuosas en su simplicidad. Según algunos estudios, la modelo que posó para Flora y para Betsabé sería la misma; al margen de la identidad, es similar la posición de las dos figuras, con el rostro de perfil y el busto de frente.

Las obras de arte más buscadas del Rembrandt