Rembrandt - El rapto de Ganimedes

Año 1635
Óleo sobre lienzo, 177 x 130 cm Dresde, Staatliche, Kunstsammlungen Dresden, Gernáldegalerie Alte Meister

Rembrandt - El rapto de Ganimedes

El cuadro, cuya presencia en el mercado anticuario se conoce desde 1716, fue adquirido en 1751 por Federico Augusto II de Sajonia.

El mito representado es narrado por numerosos autores clásicos: el bellísimo muchacho Ganimedes, hijo de Tros, rey de Troya, fue raptado por Júpiter en figura de águila.

El dios quiso hacer de él su amante y lo llevó al Olimpo, donde el joven se convirtió en copero de los dioses; después, Ganimedes fue transformado en la constelación de Acuario y se tornó inmortal.

En la interpretación de Rembrandt, Ganimedes es un niño espantado y lloroso agarrado por un águila volando. En el oscuro cielo, la única fuente luz es el rayo de Júpiter, que se percibe arriba a la izquierda: el punto más claro de la composición lo constituyen la cara y el cuerpo del niño, que ocupa el centro del cuadro.

Aumentan el realismo de la escena algunos detalles: arrebatado de la vida terrena, Ganimedes aprieta unas cerezas en el puño y aterrorizado, se orina de miedo.

En un dibujo preparatorio para este cuadro, Rembrandt había previsto también la presencia de sus padres que, con la mirada dirigida al cielo, observaban impotentes el rapto de su hijo. En la tradición iconográfica, que tuvo entre sus más destacados interpretes a Miguel Ángel, se presentaba a Ganimedes como un joven; frente a estas composiciones de tono áulico y heroico, la imagen de Rembrandt resulta anticonvencional y casi satírica. Sin embargo, la crítica, indagando el significado de la pintura, ha conjeturado que sea una interpretación en clave expresiva de complejos temas simbólicos.

Históricamente, el mito de Ganimedes fue interpretado como una alegoría del alma que, en su pureza, anhela a Dios: en este sentido se explicaría la decisión de dar al héroe los rasgos de un chiquillo. Igualmente, Ganimedes, que fue transformado en Acuario, puede simbolizar el invierno y sus lluvias; a esto aludiría en el cuadro de Rembrandt el elemento de la orina, que desciende sobre la tierra vivificándola.

Las obras de arte más buscadas del Rembrandt

logo slobidka 256

slobidka.com