Dalí - Rostro de Mae West como apartamento surrealista

1934-1935
Temple sobre papel de periódico, 31 x 17 cm Chicago, The Art Institute

Dalí - Rostro de Mae West como apartamento surrealista

Dalí se sintió tan fascinado por la actriz americana Mae West que concibió la posibilidad de utilizar sus rasgos faciales para proyectar un auténtico espacio en el cual disponer un apartamento. No obstante, para llevar a la práctica esta extravagante idea, el artista tuvo que aguardar hasta finales de los años setenta, época en la que se llevó a término el proyecto del Teatro Museo Dalí de Figueras. Con la ayuda del arquitecto catalán Oscar Tusquets, Dalí pudo ver por fin el gouach e de cuarenta años antes convertido en la estructura en tres dimensiones que hoy representa una de las mayores atracciones del museo. Como base para el cuadro, el artista se valió de una famosa fotografía de la célebre diva de Hollywood, cuya cara, a pesar de las transformaciones a que es sometida, sigue siendo perfectamente reconocible. Incluso se acentúan los rasgos de sensualidad un poco vulgar que representaban la mayor arma de seducción de la actriz. Ejemplo clásico es el de sus labios, transformados aquí en un sofá relleno y tapizado de tela roja, en el centro de la habitación. Los cabellos son convertidos en suntuosos cortinajes; los ojos, en dos paisajes absolutamente verosímiles. Ya en los años treinta hizo Dalí fabricar, por encargo de su rico mecenas inglés Edward Jones, un sofá semejante al representado en el cuadro, cuyo color rosa shocking estaba inspirado en una famosa barra de labios lanzada por la estilista Elsa Schiaparelli, para la cual el artista había diseñado en 1937 modelos para trajes y sombreros. Uno de estos originales tocados, en forma de zapato de tacón alto, lo lleva la propia Gala en una foto de la época.

slobidka.com cuadros famosos

slobidka.com