Picasso - La Minotauroma quia

1935
Aguafuerte, 49,8 x 69,9 cm Nueva York, The Museum of Modern Art 2004, Digital image, The Museum of Modern Art, Nueva York / Scala, Florencia

Picasso - La Minotauroma quia

El Minotauro, nacido en Creta del amor entre una mujer y un toro, es la figura más simbólica de Picasso en las obras realizadas en los años treinta. Ocupó muchos de los dibujos y estampas que componen la Suite Vollard. Según la leyenda, el Minotauro vive desterrado al laberinto construido por Dédalo y se alimenta de hombres y mujeres jóvenes que le son sacrificados. El ser monstruoso, cuya apariencia animalesca testimonia sus brutales instintos, que no es capaz de dominar, es la personificación trágica de la dualidad del ser humano: ebrio por las libaciones, violenta y mata a las muchachas. En la obra, el Minotauro es conducido con engaños a la plaza, donde desde el palco las jóvenes contemplan complacidas cómo es herido. Ciego y reducido a la impotencia, se deja guiar por una niña que tiene una vela encendida en una mano y un ramillete de flores en la otra. Entre ellos, un caballo destripado lleva en el lomo a la mujer torero, que, al ver próximo el final de su vida, trata de matarse con su propia espada. El significado simbólico de la obra es de difícil interpretación. La vida, la inocencia y la luz están representadas por la niña, el mundo de la infancia, que no tiene miedo de los monstruos de los adultos; el cuerpo desgarrado de la mujer torero y el caballo son símbolos de la guerra. Realizada en una de las épocas más difíciles de su vida, la Minotauromaquia presenta el dolor y el sufrimiento del artista a través de una mitología personal. El fin de su matrimonio con Olga a causa con su relación con MarieThérése, cuyo rostro encontramos en las mujeres asomadas al balcón, halla en la figura ambigua del hombretoro la metáfora dramática de su vida en aquellos años.

Las obras de arte más buscadas del Picasso